Secretos de la novela romántica #LasHistoriasDeSartre

Desde el blog de CASA DEL LIBRO me pidieron hace meses que escribiera un pequeño post dando mi opinión sobre "Cómo escribir una novela romántica"... ¡Qué más quisiera yo tener la respuesta! Lo que sí podía hacer era contaros mis secretos, por si a alguien le pudiera servir o tener curiosidad. Finalmente, no salió a la luz por motivos ajenos a mi persona; así que he querido dejarlo por aquí ahora.

El género romántico es uno de los géneros más versátiles que existen, en mi opinión, ya que te permite coger lo mejor del resto de géneros y aglutinarlos en una historia en la que el ingrediente principal sea una relación de amor; pero su versatilidad, no le resta dificultad, ni mucho menos. Encontrar la dosis exacta de edulcorante, de crisis, de sexo, de pasión… es la clave para hacer que una novela sea redonda; de esas que cuando acabas de escribirla, sientes que hasta la impresora está a punto de empezar a aplaudirte. La práctica, la confianza, la experiencia, la suerte… son algunos de los factores que marcan la diferencia; pero, créeme, el proceso es una aventura apasionante que todo autor debe disfrutar. ¿Dos puntos clave para mí? La trama y las escenas de amor.

La trama

A mí, algo que me funciona, es estructurar la trama por capítulos haciendo un resumen, a rasgos generales, de qué va a suceder en ese capítulo. De esta forma, me permite tener una visión global de la historia y mantener la coherencia durante todo el desarrollo. ¡OJO! Somos nuestros propios jefes, los dueños del futuro de nuestros personajes, cambiar y rehacer es casi obligatorio.

El ritmo, los secretos, los malentendidos y hacer sufrir un poquito a nuestros personajes son ingredientes fundamentales que no debemos olvidar. (¡Y es la parte más divertida!)

El amor

Cuidar el amor es tan importante como que el desenlace cierre todas las incógnitas. En estas partes, dejo volar mi imaginación, saco la romántica que llevo dentro y, durante el tiempo que transcurre la escena, me siento soy la protagonista. Lo que quiero escuchar, cómo quiero que me traten, cómo me enamorarían… y lo demás viene solo; eso sí, no perdáis la naturalidad ni de vista la época en la que se ambienta vuestra historia para que no resulte estridente.

Estos son algunos de los aspectos que considero importantes a tener en cuenta, pero… ¿te digo mi secreto? Ahora que no nos lee nadie… ¡improvisa, disfruta y enamórate de tus personajes! Y a ti, ¿qué te funciona? Déjalo en los comentarios y no olvides suscribirte al blog y a mis redes sociales.


Nos seguimos leyendo. Juliette Sartre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo + Visitado